SaltyLama
Ir directamente al contenido

ENVÍO GRATIS | Garantía de devolución del 100 % del dinero

12 consejos para una cocina casera sostenible

12 Tips For Sustainable Home Cooking

 

Por SaltyLama

Aquí en SaltyLama, siempre estamos buscando formas de reducir nuestra huella mediante cambios impactantes, grandes y pequeños. Recientemente, comenzamos a pensar en cómo la forma en que comemos impacta la Tierra y cómo podemos hornear más sustentabilidad (entiéndelo, porque, "hornear"... no importa) en nuestra vida cotidiana. Y dado que todos tenemos que comer para vivir, la forma en que obtenemos y cocinamos nuestros alimentos puede tener un impacto real en la reducción de nuestra huella. Cocinar de manera sostenible es una excelente manera de reducir su impacto en el medio ambiente, y la mejor manera de asegurarse de que sus alimentos se obtengan de manera sostenible es comprándolos y cocinándolos usted mismo. Por lo tanto, aquí hay algunas maneras de hacer que su cocina casera sea más sostenible, todo mientras ayuda a salvar el planeta y, potencialmente, algo de dinero.

1. Acepta lo “feo”

Todos tenemos defectos, y la mayoría de nosotros somos bastante comprensivos con los defectos de nosotros mismos y de los demás. Pero por alguna razón, somos increíblemente implacables con nuestros productos. Desde tomates "deformes" hasta pimientos morrones "torcidos", podemos ser implacables hasta el punto de descartar productos menos que perfectos. Tenga en cuenta que estas imperfecciones son solo superficiales y que los tenderos nos han condicionado a buscar y preferir la perfección de nuestros productos, quienes colocan filas e filas de frutas y verduras, perfectas en color, forma y tamaño. Pero se estima que algunos países tiran alrededor de 400 libras de comida por año, o el cuarenta por ciento de su comida porque se considera "fea". En lugar de caer en la trampa de la belleza a flor de piel, adopte los productos imperfectos de los supermercados y produzca servicios comprometidos con las prácticas alimentarias sostenibles.

2. Hazte amigo de un granjero local 

En todo el mundo, ciudadanos granjeros están llevando el cultivo y la distribución de alimentos al vecindario, iniciando granjas locales que ayudan a alimentar a sus comunidades. Una de las mejores maneras de hacer la transición a una cocina casera con mentalidad sostenible es comprar con un agricultor local. Esta práctica ayuda a apoyar la economía local y disminuye la necesidad de envíos de larga distancia. Los productos locales también se venden en su punto máximo de temporada y, en realidad, son los más nutritivos y deliciosos, lo que los convierte en una opción fácil para incluirlos en sus comidas caseras.

3. Haz crecer tu propio 

Es bastante difícil ser más sostenible que plantar tu propio jardín. Pero no actuaremos como si la jardinería no fuera difícil en sí misma. Entre la siembra, el cultivo y la cosecha, los jardines tardan bastante tiempo en iniciarse y mantenerse. Pero no tienes que saltar directamente a criar pollos o un huerto. Recomendamos comenzar poco a poco. Puede ser tan simple como llenar macetas en su patio o en su patio trasero con hierbas, tomates y pimientos. Muchas ferreterías locales ofrecen semillas de hierbas, frutas y verduras. O, si ya has hecho ese amigo granjero del que hablamos, pídele algunas semillas para que puedas comenzar en casa. Esta práctica nuevamente puede ahorrarle tiempo y dinero, mientras ayuda a reducir su huella.

4. Únase a un programa comunitario de apoyo a la pesca o agricultura de apoyo comunitario

Un CSF o CSA es un modelo comercial alternativo para vender pescados y mariscos frescos de origen local. Los programas de CSF se inspiraron en programas de CSA cada vez más populares, y ambos ofrecían a los miembros porciones semanales de mariscos frescos o productos agrícolas por una tarifa de membresía prepaga. Las pesquerías y granjas apoyadas por la comunidad tienen como objetivo promover una relación positiva entre los pescadores, los agricultores, los consumidores, la tierra y el océano al proporcionar mariscos de alta calidad capturados localmente y productos cultivados a los miembros. Esta es otra excelente manera de apoyar la economía local y tener una idea de cómo se capturan sus productos del mar y cómo se cultivan sus productos. Esta también es una opción fantástica para aquellos que tienen poco tiempo pero quieren asegurarse el acceso a pescados y mariscos frescos y sostenibles.

5. Guarda los bits

Hace algunos años, uno de nuestros empleados experimentó la aparición de una enfermedad autoinmune.Después de probar la medicina occidental sin éxito, buscó un enfoque holístico. Su médico le recomendó reducir el estrés, mucho ejercicio, un galón de agua al día y la adopción de una dieta basada en plantas. Fue asumiendo esta nueva dieta lo que la ayudó a aprender cómo usar los productos sobrantes para hacer caldo de verduras, una fuente de nutrición densa que a menudo se recomienda para los autoinmunes. De los restos de cebolla, puntas de rábano, cabezas de zanahoria y tallos de brócoli o coliflor, puede guardar los restos de productos de la semana para hacer su propio caldo que es delicioso, nutritivo y fantástico para el sistema inmunológico.

6. Abraza a todo el pájaro

Cuando se trata de cocinar todo, la carne puede ser interesante. Porque, ¿qué vamos a hacer realmente con los globos oculares de los peces? No importa, no respondas eso. Pero cuando se trata de pollo u otra carne con hueso, los huesos sobrantes son perfectos para agregar al caldo de verduras mencionado anteriormente, lo que lo convierte en un fantástico caldo de huesos. El caldo de huesos resulta ser nutricionalmente denso y se ha demostrado que ayuda en la salud digestiva, la función inmunológica y el antienvejecimiento. Y si por casualidad encontraste un pájaro con los hígados aún intactos, la abuela te diría que los saltees con un poco de mantequilla para un refrigerio rápido. Si no te gusta el hígado, ¿sabes quién probablemente sí? Tu cachorro favorito o el perro local al que has querido hacerle una ofrenda de paz. De cualquier manera, ¡sé creativo y usa todo!

7. Come esas sobras 

No podemos creer que tengamos que decir esto, pero ¡come esas sobras! Un estudio reciente realizado por el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales echó un vistazo a los botes de basura en todo Estados Unidos y descubrió que dos tercios de los alimentos desechados podrían haberse comido, con café, leche, manzanas, pan, papas y pasta encabezando la lista. ¡No lo tires! Haz una comida de eso. Esto no solo ayuda a salvar la planta y le ahorra dinero, sino que también desafía su creatividad. Al obligarte a hacer algo aparentemente de la nada, literalmente tienes la oportunidad de ponerte en contacto con tu creatividad innata. Te sorprendería lo creativo que puedes ser en la cocina cuando mezclas y combinas los ingredientes. ¡Pon algo de música y empieza a cocinar!

8. Echa un segundo vistazo a las fechas de caducidad

Estamos constantemente inundados de fechas de caducidad, de caducidad, de caducidad y de caducidad. Pero a menudo son confusos porque se basan en las preocupaciones del fabricante sobre la frescura de los alimentos, no sobre la seguridad de los alimentos. Esta confusión nos lleva a muchos de nosotros a tirar alimentos que aún son seguros para comer. Entonces, antes de tirar un artículo en función de la fecha, mire más de cerca, ya que la mayoría de los productos son seguros para comer hasta que pueda ver u oler el deterioro. Si está enlatado, probablemente sea seguro conservarlo. Si es un artículo nuevo, verifique que no se haya echado a perder y, si es seguro, sea creativo y agréguelo a una nueva obra maestra.

9. Baja la temperatura

Cuando cocines, trata de tener en cuenta la cantidad de calor que usas. No solo porque no desea quemar toda la buena comida que dedicó tanto tiempo a obtener de manera sostenible, sino porque el consumo de energía también es importante en el juego de la sostenibilidad. Entonces, ¿realmente necesitas tener el calor en diez? ¿O puedes ponerlo en un siete y ponerle una tapa a esa olla? ¿Realmente necesitas precalentar el horno, o esa pizza casera se puede calentar con el horno? Reducir un poco el gas o la electricidad es otra excelente manera de incorporar más sustentabilidad en sus hábitos diarios de cocina.

10. Cocina según la temporada 

¿Podemos seguir y admitir que comer una fruta o verdura cuando está en temporada es una de las alegrías perdidas de la vida? Si nunca has tenido una sandía en pleno verano o una granada en pleno invierno, ¡no has vivido! Comprar, cocinar y comer productos de temporada es más sabroso, más nutritivo y puede ser mejor para el planeta porque ahorra en almacenamiento y transporte de larga distancia.A medida que comience a pensar en la cocina sostenible, piense en la planificación de comidas y en cómo el abastecimiento y la cocina con productos de temporada e incluso carnes pueden tener un impacto en su presupuesto, su salud y el planeta

11. Cuida tu agua

¿Cuántos de nosotros llenamos una cacerola hasta el borde con agua para hervir dos huevos? Tan tentador como puede ser llenar las ollas por completo, piense en la cantidad de agua que ha tenido que tirar debido a este exceso de llenado. Es un poco tonto, y sí, requiere saber dónde está tu taza medidora, pero trata de medir tu agua en su lugar. Y como nos gustas tanto, te damos otro consejo, completamente gratis: prueba a usar ese caldo casero para hervir cosas como carne, verduras e incluso pasta. Esto le dará a su comida un condimento adicional y natural mientras ahorra agua.

12. Cambie a utensilios de cocina ecológicos 

Una nota rápida sobre los utensilios de cocina. Muchos fabricantes de utensilios de cocina utilizan nueva tecnología cerámica que evita que los alimentos se peguen, mientras que las sartenes antiadherentes tradicionales se han recubierto con teflón. Se sabe que el teflón comienza a descomponerse a los 232 grados centígrados, lo que significa que puede comenzar a descomponerse con bastante rapidez en los hogares que cocinan mucho. Pero las ollas y sartenes fabricadas con la nueva tecnología basada en cerámica tardan menos en calentarse, ahorrando sus sartenes y ahorrándole energía, dado que no necesitará usar tanto calor durante el proceso de calentamiento. Por lo tanto, si está buscando nuevos utensilios de cocina, considere ollas y sartenes ecológicas.

Aunque ser ecológico se está convirtiendo rápidamente en la norma, no solemos hablar de la cocina. Pero debido a que todos tenemos que comer para vivir, la cocina es un excelente lugar para comenzar a realizar cambios ecológicos en su hogar.

Desde los alimentos que compra hasta la forma en que se cocinan y almacenan, puede ahorrar energía, reducir su huella y controlar su presupuesto de muchas maneras diferentes. La cocina ecológica no solo beneficia al medio ambiente; también es más saludable para usted y su familia. Feliz cocina.

.

Garantía de devolución del 100% del dinero

¿No está 100 % satisfecho? Obtén un reembolso completo, sin preguntas.

Planeta antes de beneficio

Estamos dedicados a tener un impacto real en nuestro planeta.

Envío gratis

Enviamos gratis a todo EE. UU., Reino Unido y Europa.